Blog

Qué es Innovación Afectiva

Cada innovación que se decide implementar merece una toma de conciencia en favor de la vida.

El proceso creativo lleva a tomar decisiones innovadoras, novedosas y valiosas. Si queremos cuidar la vida en su totalidad, se hace urgente reflexionar sobre el qué, el porqué, el para qué y el cómo se deciden implementar las ideas.

Es necesario integrar la afectividad en las innovaciones. 

Desde el año 98 en Neuronilla llevamos trabajando para incorporar la Creatividad en las organizaciones en las diferentes áreas de la vida (tecnológica, salud, educativa, social, artística..) transformando progresivamente el paradigma de asociar la Innovación sólo con tecnología y la Creatividad sólo con arte. En los últimos años ya está cada vez más integrado el concepto de creatividad de forma transversal para el desarrollo de cualquier área y se sabe cada vez con más fuerza que la Innovación necesita la Creatividad para que pueda desarrollarse. 

 La Organización Mundial de Naciones Unidas ha declarado el año 2021 de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible. Desde este título, el movimiento económico tiene un pilar importante en la creatividad con un foco puesto en el desarrollo sostenible de los territorios. 

La Innovación es la implementación de la creatividad en la sociedad con novedad y valor. Es aplicar nuevas ideas (a través de productos, conceptos, servicios..) que transforman la sociedad, el mundo. 

La Afectividad es un potencial humano que se relaciona con la nutrición primaria, con la identidad, con el amor diferenciado (por ej. hacia alguien o algo en especial) y el amor indiferenciado (hacia quienes quizás no conocemos, al ser humano, a la vida..). La nutrición afectiva tiene que ver con el alimento, con el contacto y las caricias integradoras, con la mirada que nos vincula, las palabras luminosas que nos nutren, la empatía, el cuidado de una/o y de las demás personas. 

Cuando el vínculo afectivo está ausente genera huecos en nuestra identidad. Y cuando es a nivel más amplio, genera enfermedades sociales. Vivimos en una sociedad de crisis afectiva. Se hace urgente desarrollar la afectividad para potenciar la salud integral social y con ello también potenciar las innovaciones éticas

Esto quiere decir que las decisiones que tomemos sean positivas para la vida. Algo que podemos hacer para practicar la ética es ser honestas/os y realizar acciones humildes y honradas. 

La Innovación Afectiva invita a abrir la mirada más allá de lo individual y de los grupos más cercanos o conocidos. De un lado, nos propone una mirada ampliada y holística, del planeta, de la naturaleza, del mundo, del universo, de todo. Y tomar decisiones novedosas y valiosas también con ética. Nos inspira a integrarlo con la Inteligencia Afectiva (Rolando Toro), que es la Inteligencia Emocional (Gardner) al servicio del amor y la vida. 

La Innovación Afectiva es la implementación de la novedad y el valor con foco en cuidar la vida. 

La innovación afectiva tiene que ver con el movimiento de la economía creativa atendiendo a valores que cuidan la vida. Que la innovación no se mueva exclusivamente por intereses económicos. Que lo valioso de las innovaciones no solamente sea lo útiles que son o las necesidades que cubran sino que también estén unidas con valores como por ejemplo la ecología, el feminismo o la salud integral, el cuidado de la vida.., La apuesta completa sería que dichos valores se cuiden tanto en el proceso como con los resultados, tanto en la estrategia creativa, en las rutinas, como en workshops de ideación o reuniones de resolución de problemas y toma de decisiones, implementación y evaluación. 

Que nuestros aprendizajes sean una amplitud de conciencia. 

 

Por ejemplo, hay asociada una creencia que “cualquier avance tecnológico es una mejora” y no tiene porqué. El crecimiento económico, que se mide por el PIB no necesariamente implica progreso de desarrollo del planeta.

Desde una perspectiva sistémica creo que es necesario encontrar un equilibrio entre el desarrollo social, cultural, ecológico y económico y abrirnos a una mirada consciente y holística al servicio de la vida.

Sería interesante entonces realizar una evaluación afectiva en los procesos creativos hacia la innovación. 

Y por qué no, tener en cuenta otros índices para medir el progreso, además del GPI (Genuine Progress Indicator) o el IPR (Indicador de progreso real), como por ejemplo el HDI (Indicador de Desarrollo Humano), el HPI (Índice de Felicidad Planetaria), el FNB (Felicidad Interior Bruta) que integra el bienestar psicológico, educación, el uso del tiempo, diversidad cultural y resiliencia, buen gobierno, vitalidad comunitaria, diversidad ecológica, etc.

Por ejemplo cuando vamos a tomar decisiones sería interesante preguntarse individualmente y en equipo algunas cuestiones como: ¿qué consecuencias planetarias podría conllevar esta implementación de innovación? ¿Es una innovación que nutre o que inhibe a corto y largo plazo? ¿Es un ecofactor positivo o negativo para el mundo?

Para entender lo que es un ecofactor positivo y negativo se puede poner como analogía una semilla. En principio la tierra fértil, el agua, el sol…son ecofactores positivos para la semilla. Ahora bien, si pensamos sólo desde una perspectiva individual o de interés propio nuestras decisiones a corto y largo plazo irán implementándose entorno a nuestra semilla. 

Abrirse a una perspectiva afectivamente holística sería no sólo ver “lo mío” sino también contemplar la totalidad, más allá de nuestra propia semilla. Sería cuando nos damos cuenta que la empatía y la comunicación afectiva nos llevan a tomar decisiones teniendo en cuenta más factores (“viendo el bosque”), tomando consciencia de la regeneración de la tierra, los ciclos, la interconexión de la biodiversidad, lo visible y lo invisible, el feedback y la nutrición entre el intercambio de nutrientes de unas/os y otros, etc. Desde esta analogía de la naturaleza, podemos ampliar nuestra perspectiva, evaluar y tomar decisiones eligiendo innovaciones afectivas. 

Los ecofactores negativos son los inhiben la expresión de la vida y los factores positivos son los que la potencian y nutren.

También podemos tomar como referencia en las evaluaciones de las ideas, los objetivos de la agenda 2030 de la ONU y en qué medida los cuidamos: fin de la pobreza, hambre 0, salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, agua limpia y saneamiento, energía asequible y no contaminante, reducción de las desigualdades, comunidades sostenibles, producción y consumo responsables, acción por el clima, paz, justicia, alianzas, etc. 

Todas las personas y grupos de personas  (empresas, instituciones, ONG’s,..) que elegimos las ideas que vamos a implementar tenemos una gran responsabilidad planetaria.

Además de lo urgente que es que todos los seres humanos tomemos conciencia de qué decisiones tomamos de cara a las innovaciones, considero que también lo es integrar la soberanía creativa en los territorios como un derecho. Una innovación exitosa, que funciona, es aquella que se pone en marcha y puede continuar a largo plazo porque hay una gran aceptación social. 

La soberanía creativa es el derecho que tenemos de elegir como ciudadanas/os del mundo a cuestiones como por ejemplo: ¿Qué queremos que se investigue y qué no? ¿Qué queremos que se implemente y qué no?

Se hace necesario una toma de conciencia y una estrategia biocéntrica para el desarrollo de innovaciones afectivas incorporando metodologías creativas y afectivas en la facilitación de los procesos creativos. 

Te animamos a tomar o seguir tomando decisiones conscientes. 

En Neuronilla apoyamos y ayudamos a personas y organizaciones a la integración de la Creatividad, la Innovación y la Inteligencia Afectiva. 

Inscríbete en nuestro boletin de recursos, noticias e informaciones sobre Creatividad Integral, Innovación y gestión de la felicidad.

Puedes también formarte en talleres y cursos de Creatividad Integral para la Innovación (próximamente Certificación en Facilitación de la Creatividad Integral) o contratar nuestros proyectos para tu organización.

Te podemos ayudar a dar el salto creativo en tu vida, a generar comunidades y redes creativas integrales e ir hacia una cultura de la innovación afectiva.

Deja un comentario

cinco × cuatro =

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00